Palestino: Las claves de un equipo con esperanzas libertadoras

Nuevo técnico, las divisiones menores, la mezcla de jugadores jóvenes con experimentados y la motivación de su gente han sido los principales puntos que tienen al ‘Tino’ como uno de los mejores equipos del torneo chileno.

Era 5 de septiembre y estallaba una noticia bombástica en La Cisterna: Palestino perdía a su capitán y emblema, Felipe Nuñez. El  jugador, que defendió la camiseta tetracolor por 10 años, renunciaba al club sin dar muchas explicaciones y todo se complicaba para el equipo de Pablo Guede. Sin embargo ahora, los árabes están disputando la liguilla de Copa Libertadores y son semifinalistas de Copa Chile, pero ¿a qué se debe este buen momento del equipo de colonia?

El actual adiestrador de la institución llegó a mitad de año con el cartel “Técnico Revelación” del Torneo de Primera B de Argentina. El entrenador se formó en España bajo el alero de Pep Guardiola, ya que frecuentaba los entrenamientos del Barcelona. Con Nueva Chicago, su último club en argentina, logró ascender de división, pero más que eso, demostró que se podía jugar bien al fútbol en cualquier categoría. Por lo mismo, se le apodó el “Guardiola del ascenso argentino”.

En Chile fichó por Palestino a principio de semestre y lo primero que encontró fue un equipo muy joven, donde el 70% del plantel viene de las inferiores, y que había perdido la post temporada contra Cobresal para ingresar a la Copa Sudamericana.

El comienzo fue difícil para Guede, ya que el irregular inicio de campeonato fue complicado para el club por la nueva forma de juego. Uno de los jugadores experimentados del equipo Renato Ramos comenta que “fue difícil porque vino un entrenador que tiene una forma de jugar distinta al anterior y acomodarse necesita tiempo”.

La fórmula de Guede

El técnico anterior, Emiliano Astorga, es conocido por su fútbol más defensivo, pero efectivo, y que le ha resultado en todos sus equipos. Sin embargo, Pablo Guede es totalmente opuesto a la filosofía del actual entrenador de Wanderers.

El ex futbolista ha mostrado que cada partido sale a buscarlo. La posesión de balón, la presión y la subida de volantes y laterales son las mayores características del juego de Palestino.

Uno que ha mostrado su mejor juego y ha sentido la confianza de Guede es Leonardo Valencia. El jugador volvió este semestre después de jugar en Valparaíso y ha sido una pieza fundamental para Palestino, ya que no solo demuestra todas sus cualidades, sino que también porque es el nuevo capitán del cuadro de colonia después de la salida de Nuñez. “Es un lindo desafío. Es una gran responsabilidad”, expresa.

Respecto a la labor del nuevo entrenador, el ‘15’ árabe confiesa el gran respeto que le tiene: “Es uno de los mejores técnicos que he tenido, me adapté bien a su estilo y es muy preocupado por el jugador”. Además, agrega que “nos convenció a buscar los partidos, aunque quedemos ‘mano a mano’ atrás, pero es bueno arriesgar”.

De la misma forma, el volante Diego Rosende destacó la forma de dirigir del adiestrador argentino: “De él depende lo que mostramos cada fin de semana; supo explicarnos lo que quería y nosotros supimos entenderle”. También, menciona que la clave de esta campaña ha sido el convencimiento que ha tenido cada jugador para demostrarle al entrenador que desean ser titulares.

Uno que goza con el estilo ofensivo del equipo es el “Tiburón” Ramos, quien posee 9 tantos en el Torneo de Apertura y es el goleador del equipo. El delantero señala que “me acomoda como se juega, ya que el equipo siempre busca ganar e ir hacia delante”.

Además de sus estrategias, Pablo Guede dio muchas oportunidades a jugadores jóvenes del club para que demostrasen sus cualidades, donde canteranos como Paulo Díaz (hijo de Ítalo Díaz), Darío Melo, Diego Torres, Felipe Campos y Alejandro Contreras han sido titulares en la mayoría de los partidos.

De cadetes al primer equipo

César Valenzuela, titular indiscutido del plantel, fue llamado a las selecciones menores en varias oportunidades, siendo destacado en varios torneos como el “Mejor Jugador”. El año pasado, tres jugadores de Palestino (Melo, Campos y Contreras), campeones del torneo Sub-19 2012, fueron nominados para jugar por Chile en el Mundial Sub-20 de Turquía. Estos casos demuestran que la cantera del cuadro árabe es una de las que saca más talentos en el fútbol chileno.

Detrás de estos logros, hay un hombre que ha trabajado 17 años en las juveniles del cuadro de colonia, donde ha visto a varios futbolistas salir de Palestino, como Jaime Valdés, Luis Jiménez y José Luis Villanueva. Su nombre es Jaime Escobar y es el actual entrenador del equipo Sub-19 y jefe de divisiones inferiores del club.

El jueves pasado, los tetracolores tuvieron pruebas masivas en La Cisterna para buscar niños que quisieran integrarse al club. Escobar menciona que más de 2.000 jóvenes vienen a probarse cada año y que para hacer buenas elecciones se fijan en las habilidades que tenga cada chico, y después en el desarrollo físico y técnico. Además, agrega que “hay que tener ‘buen ojo’ para lo que es captación, ya que siempre debemos renovar las divisiones y abastecer jugadores al primer equipo”.

También, el técnico de la Sub-19 menciona que intentan inculcar lo que es la responsabilidad y el trabajo día a día para lo que será su potencial profesión como futbolista.

Entre él y Guede hay un constante diálogo sobre los jóvenes que van saliendo al plantel de honor y los de proyección. “Constantemente hacemos partidos de entrenamiento con el equipo titular y los suplentes, por lo que hay una comunicación y seguimiento desde arriba a los más chicos”. Por lo mismo, Escobar se muestra contento porque esta generación y sus resultados  avalan el buen trabajo que se está haciendo en inferiores.

El jefe de divisiones menores del club no le extraña el buen rendimiento que tienen sus ex pupilos, ya que “se han hecho fuertes. Jugar partido tras partido hace que crezca la autoestima. Asímismo, han manejado bien la responsabilidad de estar en un primer equipo. Han sabido responder a la exigencia”.

Un jugador que le ha sorprendido es Paulo Díaz, pues expresa que “sigue progresando, no tiene metas y ha sido más exigente consigo mismo. Ahí está la constancia”. Además, menciona que “compartir con jugadores de experiencia, a los chicos los ha hecho crecer”.

Jóvenes con experimentados: la mezcla perfecta

Algo que ha caracterizado al equipo de Pablo Guede, más allá del buen juego colectivo que tienen, es la mezcla de jugadores experimentados con los más jóvenes.

En el camarín hay varios futbolistas que toman el rol del líder, como Diego Rosende o Renato Ramos. El volante comenta que “el liderazgo lo tomamos entre varios y tenemos la responsabilidad de tener a los más chicos tranquilos, y que no se le suban los ‘humos a la cabeza’. Debe haber trabajo en equipo”.

Respecto a la combinación de estos jugadores, el “Tiburón” expresa que “la mezcla es buena, ha sido importante, ya que ayuda, por sobre todo, a tener más ganas de lograr cosas”.

Por la otra vereda, el joven capitán de Palestino, Leonardo Valencia, señala que “todo encaja muy bien porque los más jóvenes necesitamos de los más grandes, pero nosotros también les retribuimos a ellos”

Desde el punto de vista más experto, Jaime Escobar opina que “es bueno y siempre será así. El jugador que sube debe nutrirse con todos los consejos que le dan los experimentados y asimilar las cosas buenas que tiene todo el equipo para desarrollarse de manera personal y después colectiva”:

El hincha árabe: la motivación extra

Palestino no es un club que destaque por su numerosa hinchada, pero aun así tiene varios seguidores fuera del país y que viven en constantes ataques en Medio Oriente. En Chile hay mucha gente con origen palestino y que sufren con ver los bombardeos y atentados en sus tierras. Por lo mismo, hay una gran motivación para poder darles alguna alegría a personas que no lo pasan tan bien.

Diego Rosende, que lleva dos años en el club de colonia, sabe lo importante que es para el hincha tetracolor ver triunfar a su equipo: “Te lo hacen sentir los dirigentes, pues algunos tienen familiares allá. Hace tiempo que la camiseta no está en el ámbito internacional, entonces dar esa alegría es importante”. A su vez, expresa que “tal vez uno como jugador no lo toma mucho, pero para la sangre palestina es relevante. Por eso tenemos una responsabilidad y motivación tremenda”.

No obstante, Valencia tiene considerado lo que pueden llegar a influir en las personas con origen árabe: “Sabemos que representa a Palestino es representar a la gente de Chile y a los que sufren al otro lado del mundo”. También, dice que “lo único que podemos hacer es conseguir cosas importantes para dar felicidad”.

En este semestre, Palestino ha realizado una campaña que lo tiene en la post temporada, donde pueden entrar a Copa Libertadores después de 35 años, y peleando la Copa Chile, intentando cerrar una sequía que arrastran desde 1978. Por esto, los dirigidos de Guede se muestran calmados por el momento que viven, ya que aún no ganan algo. Germán Lanaro señala que “no hemos conseguido nada, es lo mismo que se hizo el semestre pasado, pero tenemos un equipo con hambre”.

El “Tino” tiene como objetivo llegar lo más alto posible, por ende, coronarse campeón en Copa Chile y salir victoriosos en la liguilla es lo primordial para un plantel con aspiraciones de gloria, y como sentencia el capitán del club: “Queremos hacer historia y dejar huella siendo campeones con Palestino”.

Fuente: Maxi Cárdenas, 2014-12-11
http://www.todofutbol.cl/2014/12/11/palestino-las-claves-de-un-equipo-con-esperanzas-libertadoras/